Nueva vicepresidencia digital vs. vieja prioridad formativa